ESPAÑOL

Jesús viene a nuestro mundo imperfecto

El nacimiento de Jesús fue el cumplimiento de la promesa de Dios al Rey David de establecer un reino que no tendría fin. Jesús, el Hijo de Dios, viene para sanar las heridas del pecado y la división, para destronar a los poderosos, y exaltar a los humildes.

Un bebé que habla

Gracias a los evangelistas, tenemos la posibilidad de leer las enseñanzas y acciones primordiales de Jesús a lo largo de su vida. Yo creo, sin embargo, que Jesús habló más que nunca recién nacido en el pesebre de Belén, cuando aún no había aprendido a comunicarse con palabras. Él era la Palabra hecha hombre, como dice Sn. Juan: “La Palabra se hizo carne y puso su morada entre nosotros” (Juan 1,14).

Ofreciendo nuestros sufrimientos por nuestros hermanos y hermanas

En la fiesta de Sn. Francisco, El Papa Francisco emitió una nueva encíclica, Fratelli Tutti, llamando al desarrollo de una familia humana. “Hemos sido hechos para la plenitud que solo se alcanza en el amor”, escribió el papa. “No es una opción posible vivir indiferentes ante el dolor, no podemos dejar que nadie quede “a un costado de la vida”.

Votar y botar

“Cada nación tiene el gobierno que se merece”. – Joseph de Maistre (1753–1821)