Del Obispo

Felices perdedores

La ironía cristiana Con horror, disgusto y tristeza nos enteramos de la masacre perpetrada contra cuatro Misioneras de la Caridad y otros doce empleados de un centro de asistencia para ancianos en Yemen, por el solo hecho de ser cristianos.