Del Editor - Noviembre 2020

“¿Quién dicen que soy?” Pregunta Jesús (Mateo 16,15). He escuchado de cristianos que especulan que cuando nos presentemos ante el trono de Dios, esta será la pregunta de la que dependerá nuestro destino eterno.

Pero no hace falta especular — Jesús nos dijo que seremos juzgados: Tuve hambre, y ¿me dieron de comer? Tuve sed, ¿me dieron de beber? Estuve de paso, ¿y me alojaron? Estuve desnudo, ¿y me vistieron? Estuve enfermo, ¿y me visitaron? Estuve en la cárcel, ¿y me vinieron a ver?

Nuestro amor concreto por los necesitados, o la falta del mismo, nos lleva a la vida eterna o nos condena al fuego. Porque Jesús dice: “Cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo” (25,31-46).

“¿Quién dicen que soy?” Para muchos de nosotros, la respuesta correcta es evidente. Conocemos nuestro credo. Pero también lo conocen los demonios. No basta con conocer la respuesta correcta.

“¿Quién dicen que soy?” pregunta Jesús. Nuestra respuesta verdadera yace en nuestra forma de vivir.

Noroeste Católico - Noviembre 2020

 

Kevin Birnbaum

Kevin Birnbaum is the editor/associate publisher of Northwest Catholic and a member of Seattle’s Blessed Sacrament Parish. Contact him at Kevin.Birnbaum@seattlearch.org.
__________

Kevin Birnbaum es el editor de la revista Noroeste Católico/Northwest Catholic y miembro de la Parroquia del Sagrado Sacramento en Seattle. Pueden contactarle en: Kevin.Birnbaum@seattlearch.org.