Madre Sta. Teodora Guérin y Sn. Isaac Jogues

  • Written by Catholic News Service
  • Published in Santos del Mes
Madre Sta. Teodora Guérin y Sn. Isaac Jogues. Fotos: Catholic News Service Madre Sta. Teodora Guérin y Sn. Isaac Jogues. Fotos: Catholic News Service
Madre Sta. Teodora Guérin

Inmigrante fundó el colegio católico para señoritas más antiguo

1798–1856
Fiesta: Octubre 3

Bretona de nacimiento, Ana Teresa Guérin tenía 25 años cuando se unió a las Hermanas de la Providencia de Ruille-sur-Loir, Francia. Como Sor Teodora, dirigió escuelas en Rennes y Soulaines, donde estudió farmacéutica y medicina. Pese a su salud débil, encabezó a otras cinco monjas a través del Atlántico en una nueva misión en la frontera americana. La academia de Saint Mary-of-the-Woods, que inició en Indiana, es ahora el colegio católico para mujeres más antiguo en los Estados Unidos. La madre Teodora sobrevivió el clima inclemente, un gran incendio y la hostilidad del obispo del lugar, también francés, para fundar las Hermanas de la Providencia de St. Mary-of-the-Woods. Canonizada en 2006, con frecuencia aconsejaba a las religiosas, “Entrégate por entero a las manos de la Providencia.”

Sn. Isaac Jogues

Mártir norteamericano celebraba la misa con las manos mutiladas

1607–1646
Fiesta: Octubre 19

Nacido en Orleans, Francia, Isaac se unió a los jesuitas a una joven edad y fue enviado a la misión de su orden en Norteamérica en 1636. Junto con René Goupil, fue capturado y torturado por una banda de indios iroqueses en 1642. René fue muerto e Isaac retenido como esclavo hasta ser rescatado por los colonizadores holandeses. Volvió a Francia, consiguiendo permiso para continuar celebrando la misa a pesar de que sus manos fueron mutiladas. Volvió a Canadá en 1644. Junto con John Lalande, fueron heridos con un tomahawk y decapitados por indios mohawk que los habían invitado a un banquete. Estos tres y cinco más, mártires norteamericanos, son santos patronos de Canadá y Norte América. Comparten su fiesta así como sus santuarios en el estado de Nueva York y en Ontario, Canadá.

Noroeste Católico – octubre 2016