Enterrando a los difuntos en la 'puerta del cielo'

Trabajando en el ministerio de cementerio ha reforzado la fe de Richard Peterson y su relación con Dios. Trabajando en el ministerio de cementerio ha reforzado la fe de Richard Peterson y su relación con Dios.

Richard Peterson ha trabajado para los cementerios de la Arquidiócesis de Seattle por 44 años, una carrera que inició como trabajador temporario mientras asistía al seminario. Más tarde fue nombrado superintendente del Cementerio Getsemaní en Federal Way, y en 1991 fue designado Director de Cementerios de la arquidiócesis. Peterson es presidente de la Conferencia de Cementerios Católicos y miembro activo de la Parroquia San Vicente de Paul en Federal Way.

¿Cómo comenzó a trabajar en el ministerio de cementerios, y qué es lo que le motivó a continuar todos estos años?

Comencé mi Carrera en el ministerio de cementerios en nuestra arquidiócesis cuando me encontraba en una situación desfavorable. En la primavera de 1976, yo estaba en mi primer año de estudios en el Seminario Santo Tomás en Kenmore. Creía que Dios me estaba llamando a servir en la Iglesia como sacerdote. Mi padre había muerto el verano anterior, dejando a mi madre sola en la crianza de mis seis hermanos menores. Francamente, fueron momentos muy duros.

Una tarde, Bill Heric (ahora Padre Bill Heric) llegó al comedor del seminario y dijo: “Si alguien está buscando trabajo, el Cementerio Calvary está buscando trabajadores”. Con el apoyo del Padre Mike Ryan, quien era el director de vocaciones en ese tiempo, fui a trabajar a Calvary el sábado siguiente. Lo que comenzó como un trabajo de verano para ganar un dinero muy necesitado para estudiar, y para mi familia, se convirtió en mi vocación. No me imaginaba que el llamado del Señor de servir en su Iglesia sería a través del ministerio de cementerios y no del sacerdocio.

¿Por qué son importantes los cementerios católicos? ¿En qué se diferencian de los cementerios seculares?

Todos los cementerios son importantes. Cada cementerio sirve para enterrar a los muertos, registrar las vidas que fueron vividas y preservar la historia de una comunidad. Los cementerios católicos son únicos en el sentido que expresan mejor lo que nuestra comunidad de fe profesa con convicción cada vez que recita el credo: “Creo en la resurrección de la carne y en la vida perdurable”.

Nuestro cementerio católico, así como nuestra iglesia parroquial, es un lugar sagrado donde se congrega nuestra comunidad de fe — los vivos y los muertos — esperando la resurrección. Nuestro cementerio católico es la puerta del cielo donde esperamos con alegre esperanza la venida del Señor y nuestra resurrección — en cuerpo y alma — así como la de Jesús. El cementerio católico refleja las promesas que nos hizo el Señor. Sí, venimos al cementerio para recordar a aquellos que se han ido antes que nosotros, pero el cementerio católico es donde nos reunimos en comunión esperando lo que Dios nos ha prometido.

¿Qué hace que el trabajo en un cementerio sea un ministerio y no un simple empleo?

Antes que nada, el trabajo en un cementerio católico es el trabajo de la Iglesia — no la institución, sino el pueblo de Dios. Es un trabajo vivificante porque expresa la realidad tangible de que la muerte es real, pero que no es el final. También reafirma el valor y la dignidad de cada persona humana como hija de Dios.

El ministerio de cementerios católicos no es simplemente enterrar a los muertos y mantener las propiedades. El ministerio de cementerios implica estar presente para las personas que sufren (amor), catequizar a los fieles acerca de las promesas de Cristo (esperanza), y evangelizar a la comunidad (fe). En nuestra cultura secular y humanística del noroeste, la necesidad de sanación, catequesis y evangelización es enorme. Los cementerios católicos son un aspecto vital del trabajo de la iglesia entera para expandir la misión de nuestro arzobispo.

¿Qué impacto ha tenido en su propia fe y espiritualidad el ministerio de cementerios?

He sido verdaderamente bendecido. Todos los días tengo el privilegio de trabajar codo a codo con un personal dedicado que sirve a las personas en el día más difícil de sus vidas, la muerte de alguien a quien aman mucho. No es fácil. ¿Cómo se responde al joven padre que compartió conmigo las últimas palabras de su hijo de 6 años que murió en un trágico accidente: “¿Papá, ayúdame”? En momentos como esos, me ha costado luchar. Pero en la lucha, mi convicción sobre el amor de Dios por todos nosotros se ha vuelto más profunda.

A través de este ministerio, personalmente me fortalezco en mi fe y mi relación con Dios. La Misa es lo más importante para mí, cuando recordamos y damos gracias por la vida, muerte y resurrección del Señor. Rezo todos los días por las personas enterradas en nuestros cementerios, especialmente por aquellas que ya no tienen a nadie que reza por ellos. Sé que la muerte no es el final, sino la continuación de la vida eterna con Dios.

Está desarrollando una sección de entierro natural en el cementerio de Getsemaní. ¿Qué lo hace natural? ¿Cómo se relaciona con la enseñanza católica sobre el respeto por el cuerpo humano y el cuidado de la creación de Dios?

"Entierro natural" significa la preparación del cuerpo sin el uso de productos químicos y el entierro directamente en la tierra en un ataúd o sudario biodegradable. Fue la única forma de entierro disponible para la mayoría de las personas durante la mayor parte de la historia de la Iglesia Católica. En todo nuestro país, un número creciente de personas está pidiendo esta opción para minimizar su huella de carbono al ser enterradas en un entorno natural. El entierro natural refuerza el valor del cuerpo y su lugar en los ritos funerarios de la Iglesia.

La sección de entierro natural planificada en el cementerio de Getsemaní será la primera en un cementerio católico en el estado de Washington. Los cuerpos se enterrarán en recipientes biodegradables sin embalsamar. Las tumbas se marcarán con piedras de campo o rocas grabadas. Se han elegido árboles, césped y flores silvestres autóctonos del noroeste para la conservación ecológica a fin de proporcionar sostenibilidad al área para las aves y la vida silvestre. Más información sobre esta opción estará disponible a medida que la sección se desarrolle el próximo año.

Noroeste Católico - Noviembre 2020

 

Jean Parietti

Jean Parietti is the local news editor for NWCatholic.org and features editor for Northwest Catholic magazine. You can reach her at [email protected].
__________

Jean Parietti es editora local para el sitio web NWCatholic.org y destacada editora de la revista Noroeste Católico/Northwest Catholic. Pueden contactarle en: [email protected].