Resistiendo al espíritu del miedo

Tenía casi 4 años cuando aprendí de memoria mi primer versículo de la Biblia: “Porque no es un espíritu de cobardía el que Dios nos otorgó, sino de fortaleza, amor y dominio de nosotros mismos”. (2 Timoteo 1, 7).

Subscribe to this RSS feed