Sé fuerte, espera en el Señor

He escrito esta columna el mismo día en que tomé la decisión, sin precedentes, de restringir la celebración pública de la Eucaristía en la Arquidiócesis de Seattle. Es más que posible que, al leer este artículo, estemos todavía viviendo esta realidad y el avance de la amenaza a la salud por el COVID-19.

Subscribe to this RSS feed