Beata María Ana Sala y Sn. Carlos Borromeo

  • Written by Catholic News Service
  • Published in Santos del Mes
Beata María Ana Sala y Sn. Carlos Borromeo. Fotos: CNS Beata María Ana Sala y Sn. Carlos Borromeo. Fotos: CNS

Sn. Carlos Borromeo

Arzobispo reformó la formación sacerdotal y laical

1538–1584
Fiesta: Noviembre 4

A pesar de que Carlos padeció toda su vida de un impedimento para habar, su inteligencia y celo hicieron de él una figura prominente en la Reforma Católica. En 1560, fue nombrado cardenal y administrador de la Arquidiócesis de Milán por su tío, el Papa Pío IV, pero fue mantenido en Roma para dar asistencia en el Concilio de Trento. Ayudó a escribir el catecismo del concilio y los libros litúrgicos, y en 1563 fue ordenado sacerdote y obispo. Finalmente, en 1566, se le permitió ir a Milán, donde trabajó incansablemente en reformar la formación sacerdotal y la catequesis de los laicos. Agotó también sus propios recursos para brindar auxilio en tiempos de hambre y plaga. Es el patrono de los seminaristas y los catequistas.

 

Beata María Ana Sala

Paciente religiosa se dedicó 40 años a la enseñanza

1829–1891
Fiesta: Noviembre 24

La quinta de ocho hijos en una familia italiana, María Ana estudió en 1842 en un internado administrado por las Hermanas de Sta. Marcelina. Obtuvo un diploma en enseñanza en cuatro años y deseó ingresar a la orden, pero tuvo que esperar debido a la enfermedad de su madre y a los reveses financieros que sufrió su padre. Tras ayudar a su familia, ingresó a la congregación en 1848 y profesó sus votos en 1852. Fue popular y exitosa a lo largo de los 40 años de enseñanza en los colegios de la orden. Una de sus estudiantes fue la madre del Papa Pablo VI. Murió de cáncer en la garganta y fue beatificada en 1980.

Noroeste Católico – noviembre 2015